Tabla de contenidos

            1. Oposiciones a Justicia: cuestiones generales
            2. ¿Por qué preparar las oposiciones a Justicia?
            3. Claves para preparar las oposiciones a Justicia
            4. Oposiciones a Justicia: así es el examen
        1.  

          La decisión de preparar unas oposiciones constituye uno de los pasos más importantes de tu vida. Una inversión de tiempo y esfuerzo cuyo resultado se traduce en estabilidad y seguridad laboral para toda la vida. Si has tomado esta decisión, ¡enhorabuena! Estás en el camino correcto. El siguiente peldaño que debes subir es escoger qué oposición vas a preparar. Esta es una decisión tan importante o más que la primera, puesto que esta determinará la labor profesional que desempeñarás el resto de tu vida. Una de tus opciones es preparar las oposiciones a Justicia.

          Aprobar una oposición puede convertirse en la mejor alternativa y salida profesional en ciertos ámbitos que suelen ser más vocacionales, como, por ejemplo, Justicia. A la propia vocación se suma el conjunto de atractivas condiciones laborales que supone la obtención de una plaza en el sector público.

        2. Esta combinación de factores hace que las oposiciones a Justicia sean una de las alternativas más demandadas por muchos opositores. Sin embargo, como todas las oposiciones, tiene una serie de características propias de las que es interesante que estés al tanto.

          En el caso de Justicia, es interesante que conozcas las particularidades más singulares para que tengas una idea genérica sobre cómo preparar esta oposición. No obstante, lo más recomendable es contar con el asesoramiento permanente de docentes y profesionales que te vayan guiando y mostrando el mejor camino.

        3. 1. OPOSICIONES A JUSTICIA: CUESTIONES GENERALES

          Lo primero que debes saber es que las oposiciones a Justicia se desarrollan mediante un sistema de concurso-oposición. ¿Qué quiere decir? Es un sistema mixto en el que tendrás que aprobar diversas pruebas eliminatorias, a las que, posteriormente, se sumarán los méritos. Así, es necesario superar todas las partes del examen para seguir optando a la plaza. Por otro lado, no hay que olvidar que se trata de una plaza vitalicia, lo que te proporciona la tranquilidad de tener un puesto de trabajo fijo y estable para toda la vida.

          Si nos centramos en el temario de estas oposiciones, está compuesto por 31 temas. Se divide en dos grandes bloques diferenciados en dos áreas:

          Organización: los 15 primeros temas.

          Partes del Derecho Procesal: dentro de los 16 temas restantes, hay una base principal de Civil, Penal, Administrativo y Nacional.

        4. 2. ¿POR QUÉ PREPARAR LAS OPOSICIONES A JUSTICIA? 

          Esta es otra de las principales cuestiones que surgen entre los opositores: ¿por qué Justicia y no otra oposición? En primer lugar, tiene un elevado componente de motivación vocacional. Pero, además, hay razones adicionales que, en Opostal, comprobamos que motivan a nuestros alumnos:

          • Se trata de una oposición a nivel nacional en la que puedes elegir el territorio en el que quieras desempeñar el trabajo, ya que cada comunidad autónoma puede ofertar plazas exclusivas para su ámbito territorial.
          • Es una de las oposiciones mejor pagadas a las que puedes optar, con un salario medio que se sitúa en torno a los 1.300 euros brutos mensuales en 14 pagas y media. Y, algo que muchas personas no saben, es que el salario se va incrementando a medida que vayas generando antigüedad en el puesto cada tres años. 
          • Si te preparas para categorías superiores, se incrementarán tus opciones de lograr plaza, puesto que podrás acceder tanto a las más elevadas como a las categorías inferiores si lo prefirieras, siempre y cuando cumplas los requisitos mínimos. 
          • La proporción de alumnos por plaza es menor que en otras oposiciones, lo que aumenta tus probabilidades de obtener la plaza al haber menos personas compitiendo por ella. 
          • La posibilidad de promoción interna es muy elevada, ya que existen multitud de puestos dentro del ámbito de Justicia a los que podrás acceder desde un puesto inferior dentro de la administración. 
        5. 3. CLAVES PARA PREPARAR LAS OPOSICIONES A JUSTICIA 

          Como te podrás imaginar, el temario de las oposiciones a Justicia es algo más denso que el de otras oposiciones, debido, principalmente, a los temas de carácter legislativo. Sin embargo, es posible estudiarlas y prepararlas de forma eficaz y optimizando esfuerzos si sabes cómo.

          Para ello, lo más aconsejable es recurrir a expertos y profesionales con experiencia en la formación de oposiciones a Justicia. Este cuerpo de docentes conoce las técnicas de estudio necesarias para agilizar el aprendizaje y el estudio del temario de estas oposiciones, así como diferentes consejos para gestionar el tiempo de cara al examen. Grosso modo, estos son algunos consejos útiles que pueden ayudarte a aprovechar el tiempo de estudio lo mejor posible: 

 

        1. Desarrolla tu capacidad de esquematizar: el temario que contiene las oposiciones a Justicia es más denso que el de otras oposiciones, puesto que incluye más legislación y elementos normativos que pueden resultar más pesados. Por ello es fundamental saber cómo hacer esquemas de forma que, visualmente, puedas organizar la información.
        2. Asegúrate de que los contenidos están actualizados: las leyes y normativas vigentes están en constante actualización y cambio. Si no estás en permanente vigilancia, es muy fácil pasar algún cambio desapercibido y preparar un temario que no esté actualizado. Sin embargo, no todas las actualizaciones afectan necesariamente a tu convocatoria, y es importante que sepas cuáles debes incorporar en el temario y cuáles no. Esta es otra de las grandes ventajas de formarte en una academia especializada como Opostal, en la que te adjuntaremos todas las modificaciones y anexos que debas tener en cuenta, puesto que no todos los cambios legislativos tienen por qué afectar a tu convocatoria. 
        3. Planifica y organiza el contenido del temario: la planificación es clave para preparar cualquier oposición, pero es especialmente importante en las de Justicia. La densidad del temario puede convertirse en un obstáculo inicial difícil de salvar si no dispones de una buena organización. Este es uno de los motivos por los que conviene confiar en profesionales especializados en esta tarea, quienes te van a ayudar a organizar el estudio en función de cuáles sean los temas más difíciles de retener y cuáles sean más sencillos. 
        4. Aplica técnicas de estudio: además de los esquemas, existen distintas técnicas de estudio enfocadas a mejorar tu capacidad de retención de los temas. Especialmente en aquellos que sean más extensos o de aprendizaje más complejo. Algunas de las técnicas que enseñan los profesores de Opostal en la preparación de oposiciones son la técnica del resumen o la del subrayado, ambas dedicadas a trabajar tu capacidad de comprensión y hacer que el estudio no se convierta en simple memorización. 
        5. Haz simulacros de examen: la gestión del tiempo a la hora de enfrentarse al examen es uno de los hándicaps más comunes si no has practicado previamente y si no cuentas con algunos trucos básicos que te ayuden a repartir el tiempo adecuadamente. Tal y como vamos a explicar posteriormente, las oposiciones a Justicia están formadas por tres pruebas eliminatorias que deben superarse por separado para seguir optando a la plaza. Es decir, si te centras mucho en el primer ejercicio pero te olvidas de la parte de ofimática, no podrás continuar con el proceso. Por ello es conveniente realizar simulacros de tests previamente, tanto de la parte teórica como de los supuestos prácticos y de la parte de ofimática. En este sentido, los recursos y herramientas digitales que ofrecemos en Opostal incluyen los simulacros de examen, para que puedas practicar y familiarizarte con el tipo de preguntas, así como con la gestión del tiempo.
      1. 4. OPOSICIONES A JUSTICIA: ASÍ ES EL EXAMEN 

        Por último, vamos a profundizar en cómo es el examen que tendrás que aprobar para optar a la plaza en Justicia. Si recuerdas, se trata de un sistema de concurso-oposición, compuesto por varias fases eliminatorias. En este caso, se compone de 3 ejercicios, que deberás superar y aprobar por separado para seguir en el proceso:

        1. Test teórico de 100 preguntas. Cada una con cuatro alternativas de respuesta, y cuya duración es de 90 minutos. La calificación de esta prueba oscila de 0 a 60 puntos. 
        2. Caso práctico. Planteado por el propio Tribunal y sobre el que se formulan 20 preguntas de tipo test. En este caso, el examen dura 60 minutos y la calificación se sitúa entre 0 y 20 puntos.
        3. Test de ofimática. Centrado en preguntas aplicadas al uso del procesador de textos Microsoft Word, principalmente. El tercer ejercicio consta de 15 preguntas tipo test que tendrás que responder en 30 minutos, y cuya calificación será de entre 0 y 20 puntos. 

         

        Las oposiciones a Justicia constituyen una opción de conseguir un puesto de trabajo fijo y estable, con carácter vitalicio. Es decir, una vida tranquila y sin preocupaciones en el ámbito profesional. Sin duda, algo fundamental para desarrollar una vida plena que te permita centrarte en tu familia o en tus aficiones. Ya sabes que una de las ventajas de aprobar una oposición es desempeñar un trabajo con un horario muy cómodo para conciliar con tu vida personal. 

      2. Las oposiciones a Justicia son una de las que tienen el salario más elevado dentro de los puestos de categorías inferiores. Es decir, no necesitarás lograr una plaza de categoría superior para tener un buen sueldo a final de mes.

        La clave para prepararlas reside en rodearte de profesionales experimentados que te den las pautas necesarias para facilitar el estudio y aprendizaje del temario, así como las recomendaciones principales para enfrentarte al examen con éxito. En Opostal estamos especializados en la formación de este tipo de oposiciones, y contamos con un método exclusivo orientado a mejorar tus resultados. 

        Pero, lo más importante no es eso, ni los recursos digitales que ponemos a tu disposición. Lo más importante es que contamos con el mejor cuerpo docente para preparar las oposiciones a Justicia. Está compuesto por profesionales que no solo tienen experiencia en la formación de opositores, sino que permanecen en activo. Este es un valor fundamental para permanecer al tanto de cualquier actualización que afecte a tu convocatoria y que pueda condicionar el desarrollo de la oposición. 

        Por lo tanto, si estás pensando en preparar las oposiciones a Justicia, ya sabes cuáles son los requisitos más importantes y cómo conseguirlos. Ahora, está en tu mano decidir.